Dra. Adriana Ruz

Toxina botulínica para controlar la hiperhidrosis

Mar 20, 2022

Agendar mi cita

Probablemente has escuchado la toxina botulínica por sus grandes beneficios en el rostro, pero muchas personas no conocen su increíble efecto contra la sudoración extrema.

El exceso de sudor, más conocido como Hiperhidrosis, es una condición que padecen muchas personas. Las axilas, las palmas de las manos, y el rostro, son zonas donde hay una mayor densidad de glándulas sudoríparas y allí suele ser más notable la sudoración extrema.

Sin embargo, la Hiperhidrosis es una condición que se puede tratar con la aplicación de Toxina Botulínica como alternativa al quirófano.

Primero, entendamos mejor qué es la Hiperhidrosis o Sudoración Excesiva.

El sudor es la respuesta normal del cuerpo a factores como el calor o la actividad física. En algunos casos la sudoración presentada puede ser mucho mayor y sin necesidad de estar en constante movimiento o temperaturas altas, al punto de presentar un “goteo” del mismo. Como se mencionó anteriormente, las zonas más afectadas por la Hiperhidrosis pueden ser las axilas y/o las palmas de las manos.

¿En qué consiste la aplicación de toxina?

Se inicia con una prueba llamada Test de Minor, que consiste en aplicar yodo para detectar las zonas con las glándulas sudoríparas que tienen más actividad.

Posteriormente, se realiza una pequeña infiltración  con microinyecciones de toxina botulínica en la zona tratada, y de este modo, se bloquea la producción de sudor, lo que impide que el estímulo que produce las glándulas sudoríparas siga secretando sudor en exceso.

¿Cuáles son las ventajas de usar la toxina botulínica para controlar la hiperhidrosis?

¿Es un tratamiento permanente? ¿Nunca más habrá sudor?


El tratamiento con toxina botulínica puede durar hasta 6 meses. Sin embargo, como todos los procedimientos, los resultados pueden variar dependiendo de la condición del paciente.

Es importante tener en cuenta que esto no asegura que la producción de sudor se detendrá completamente y que otras zonas tampoco van a sudar. El cuerpo requiere del proceso de sudoración y la aplicación de la toxina es en zonas específicas donde el sudor es más excesivo.

Es importante mantener una constante comunicación con el cirujano que realiza el procedimiento para conocer cómo deben ser las aplicaciones y cuáles son los pasos a seguir.


Si deseas comenzar este u otro procedimiento, agenda tu consulta de valoración con la Dra. Adriana Ruiz.

Más blogs que te pueden interesar...